La tumba de Cristóbal Colon en la Habana.

El 20 de mayo de 1506 fallece con aproximadamente cincuenta y cuatro años Cristóbal Colón, en la ciudad de Valladolid actual Comunidad Autónoma de Castilla y León. La muerte lo sorprendió siguiendo a la Corte itinerante de Fernando el Católico . Las reclamaciones de sus derechos que hizo ante el rey habían sido en vano.

Fue enterrado en el convento de San Francisco en Valladolid, hasta 1509 que sus restos son trasladados a la cuidad de Sevilla. Cuando falleció su hijo Diego Colón, este dejó en su testamento el deseo de que los restos suyos y los de su padre fueran trasladados a la catedral de Santo Domingo (República Dominicana). Muchas son las discrepancias en cuanto a la fecha en que los restos de Colón fueron llevados a la antigua isla La Española, pudo haber sucedido entre los años 1536-1544.

Aunque no se conoce con exactitud en qué lugar se produjo la muerte, historiadores afirman que pudo ser en una modesta posada o en la casa de un marinero llamado Gil García donde se encontraba de visitas, sí es sabido que la causa de su muerte fue por gota o artritis crónica que padeció durante muchos años; despojado de su antigua gloria el ilustre descubridor del “nuevo mundo” murió triste y olvidado.

Tumba de Cristóbal Colon, en la catedral de Santo Domingo

En la catedral de Santo Domingo descansaron sus restos por más de dos siglos, hasta que en 1795 la isla es tomada por los franceses. Por real orden el 5 de marzo de 1796 bajo el reinado de Carlos IV es aprobado que su cuerpo sea trasladado a la Habana, aunque en diciembre de 1795 ya se había realizado la exhumación. Sin embargo, la Republica Dominicana reclama que los restos del almirante nunca dejaron la catedral de Santo Domingo, incluso algunos estudiosos plantean que los restos del descubridor se extraviaron y no se sabe su paradero.

A bordo de “El San Lorenzo” los restos del almirante llegaron a puerto habanero el 5 de enero de 1797, fue depositado en un nicho en la catedral de la Habana. Desde mediados del siglo XIX las autoridades del ayuntamiento de la capital cubana pensaron en construir un monumento al almirante que fuera erigido en el cementerio de la ciudad, la actual “Necrópolis de Colón”.

Catedral de la Habana

Por más de un siglo la tumba del ilustre descubridor estuvo localizada en la Habana, hasta 1898, en que se produce la pérdida de Cuba. El ambiente político y social del momento era confuso, esto no evitó que se comenzaran las gestiones necesarias para que los restos de Cristóbal Colón fueran regresados a España. El 19 de enero de 1899, el crucero “Conde de Vanito” arribaba a costas españolas, llevando consigo el único objeto de valor que los españoles pudieron llevarse de la tan amada Cuba.

Mounsoleo en la Catedral de Sevilla, los cuatro heraldos representantes de los cuatro reinos españoles (Castilla, León, Aragón y Navarra)

En 1902, año en que se instauró oficialmente la República de Cuba, en la catedral de Sevilla se depositaban los restos de Cristóbal Colón en el monumento construido por el escultor Arturo Mélida, en la inscripción dice así:

«Cuando la isla de Cuba se emancipó de la Madre España, Sevilla obtuvo el depósito de los restos de Colón, y su ayuntamiento erigió este pedestal».

Quien sabe, sin los hechos de 1898, lo más probable es que el monumento para guardar los restos del Almirante se hubiera construido en la Habana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s