Aferran a Cuba a la fracasada economía centralizada

“La economía cubana transita hoy por una compleja coyuntura”. Así concretaba el sitio web “cubadebate.cu” en la “Mesa Redonda” (programa de televisión y uno de los principales medios de difusión del oficialismo en Cuba) el ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández.

La aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton y la reciente prohibición de los viajes de cruceros, han sido un duro golpe al sistema económico del país, a su vez el ministro hacía referencia a las deficiencias internas.

Los problemas de productividad, déficit en el proceso inversionista, incumplimientos de los ingresos por exportaciones, falta de incentivos para exportar más, desvíos de recursos, indisciplinas, trabas y burocracias, impiden “alcanzar las metas y objetivos propuestos por el país”, acotaba el funcionario.

A pesar de las no muy alentadoras palabras del señor Alejandro Gil, este consideró que las condiciones dadas en el presente son diferentes a las de los años noventa, donde el Producto Interno Bruto cayó un 30%, y un 80% el comercio exterior, según las declaraciones del funcionario. Donde además “se tuvieron que aplicar medidas para sobrevivir”, alegó que en la actualidad compañías extranjeras han invertido en la nación alrededor de 300 millones de dólares, por lo que no se plantea una caída abrupta del PIB, sino que este tendrá una tendencia creciente.

Cuba parece enfrascada en seguir el trillado camino de su fracasado modelo económico; la economía centralizada seguirá siendo la doctrina que regirá el modelo financiero de la isla.  “No es el mercado el que dicta la última palabra”, apuntaba el ministro. Hace mucho tiempo señor Alejandro Gil que en Cuba no hay economía y menos de mercado.

Mantener el sistema económico de la nación parece ser una cuestión innegociable, pero esto a su vez es un espaldarazo al emprendedor y talentoso sector privado dentro del país. A pesar de la presión interna el cuentapropista ha demostrado mucha más eficiencia y mejores resultados que los establecimientos administrados por el gobierno.

La destrucción de la economía comenzó el mismo momento en que se frenó la iniciativa privada de los cubanos, con el objetivo de crear un estado dueño de todo, que se apoderó de una infraestructura creada por un modelo económico de mercado que en su contexto fue eficiente. El temor de los cubanos es tener que enfrentar otro “Período Especial” como el de los noventa, no es que en los ochenta fuera mejor, solo fue menos peor debido a la total dependencia de la Unión soviética, a Fidel Castro le indignaba la influencia de los Estados Unidos hacia Cuba, pero no reparó en obligar a aprender ruso en las escuelas y distribuir más obras literarias de Lenin que de José Martí.

En fin, “futuro negro con pespuntes grises”, lo hubiera dicho así mejor el ministro, menos mal que la internacional socialista no conquistó al mundo, porque si no de que hablarían los gurús de la economía cubana, se seguirá la lucha comunista con la inversión capitalista, ¡Cuánto tiene que agradecerle el socialismo a su rival por apuntalar su existencia!

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s