Siempre Igual…

Estaba cambiando los canales de la televisión y me topé con una película cubana, no recuerdo el nombre, pero si la trama.
Era sobre una campesina revolucionaria a la cual le encargan vigilar a un escritor homosexual contrario a la revolución.
La relación entre ambos termina en amistad, eso es hermoso.
Lo triste: el personaje de la seguridad del estado que atendía a la campesina, el actor lo reproduce con una fidelidad increíble: de donde sacan a esa gente que se replican una y otra vez.

El oficial amenaza a la campesina cuando nota que ella está cediendo a la Amistad, con las mismas palabras, el mismo tono irónico, el oficial es bien sádico, grosero, irreal.
Ya al final de la película, este personaje va con un policía y la representante de los comités de defensa de la revolución, y desde luego la campesina (a la cual obliga a estar presente), a hacer un registro de la humilde vivienda del escritor.
No encuentran nada que lo haga culpable, pero se escenifican las mismas amenazas contra el escritor, representante en ese momento del pueblo oprimido, los mismos maltratos verbales y físicos, las mismas ofensas, el abuso de poder y todo en nombre del pueblo revolucionario.
Y fue ahí que tuve una duda, es el gobierno cubano revolucionario?
Primero pensé que no, después investigué y profundicé, y llegué a la conclusión de que más bien son todo lo contrario…!

Un sistema que ha atraído a los agitadores, perturbadores, sediciosos, rebeldes, alborotadores, demagogos y además cobardes; después que fueron instrumentos de terror y horror allá en la tierra natal, cruzan el charco y ponen rumbo al norte a pasar sus últimos y más felices años, como si nada hubiera pasado o como si nada estuviese pasando. Un revolucionario que no provoca cambios sociales ni económicos radicales para bien de los pueblos y de sus ciudadanos.
Nada, que por casi 60 años todo permanece igual.
Pero algún día, algún día … ! Porque estoy convencido que ese día llegará; no hay mal que dure 100 años.